Las 10 cosas que twiteas pero que a nadie le interesan

Ok, Twitter es tu propio canal de TV, tu propio periódico, tu propio reality TV donde transmites lo que te da la gana, pero hay cosas que rayan en lo inaceptable y que realmente no le interesan a la gente. Obviamente cualquiera puede hacerte unfollow cuando guste, pero si no quieres perder seguidores, no twitees:

  1. Tu twitter crush: Si estás enamorado de alguien, por qué no vas y se lo dices directamente en vez de tirarle piropos en Twitter todo el puto día? Y en público. Al menos mándale un DM. Mientras tu twiteas, otro seguramente se come ese lomito.
  2. Tu despecho: Si terminaste con alguien -o te dejaron-, creees que realmente interesa a tus seguidores tus tweets despechados haciendo RT de Ugglytruth y cuanta cuenta emo-cortavenas existe? Realmente crees que tu EX está ahí esperando a ver que twiteas? Nuevamente mientras tu twiteas, otro se está comiendo ese lomito.
  3. Tu insatisfacción laboral: Si te pasas el día twiteando cuánto odias tu trabajo o a tu jefe, realmente crees que ellos no se enterarán? Peor aún, crees que alguien dirá «ese es el trabajador que necesito!»? Al contrario, estás demostrando ser un empleado potencialmente problemático y nadie, nadie quiere eso.
  4. Tus rumbas acabatrapo: Ok, te gusta la rumba. Sal, rumbea y cáete de la borrachera. Pero por Dios, la gente no necesita verte dando pena, ni saber en que antro andas haciendo el ridículo. Peor aún si borrach@ empiezas a twitear indirectas a tu EX (ver punto 2).
  5. Tus comidas: A menos que seas un ‘foodie’ y estés recomendando sitios, a nadie realmente le importa lo que estás comiendo. En serio, piénsalo. Alguna vez te preguntas «Qué estará comiendo Fulanito hoy?» No verdad? Pues lo mismo aplica a la inversa.
  6. Tus exquisitas comidas: Igualmente, tampoco a nadie le interesa cuando comes «Scargots», «Ancas de Rana», «Pato a la naranja» o «Salmón en salsa de uvas». Y si eres ‘foodie’, entonces sé justo y twitea también cuando comes «Espaguettis con Caraotas» o «Mondongo de Chivo y tomando jugo e’ Papelón con Limón» .
  7. Las fotos de tus mocos en Instagram: En serio. Aunque le pongas efectos vintage -o cualquier otro-, a tus fotos, realmente interesan cuando son relevantes, no cuando le sacas fotos a lo más mínimo que se te atraviesa por delante, pues pierden valor. Piensa que un fotógrafo profesional saca miles de fotos y sólo unas cuantas son dignas de publicarlas. Que queda para tí?
  8. Todo lo que oyes: No está mal postear de vez en cuando qué estás oyendo, a manera de recomendación musical para tus followers. Pero no te conviertas en la Twitter-emisora colocando cada 3 minutos la nueva canción que oyes. Se vuelve fastidioso. Y en mi caso, te hace ganador de un unfollow automático.
  9. Tus experiencias sexuales: Realmente necesita explicación? Quién eres? La París Hilton/Kim Kardashian endógena? El Hugh Hefner del barrio? No verdad?
  10. Tus deposiciones: En serio. Crees que a alguien le interesa saber que twiteas mientras haces del 2? Ahórratelo para tí mismo </cochino>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *