Soy un Nazi de la Ortografía

Sin querer hace tiempo descubrí, para bien o para mal, que me molesta ver faltas ortográficas en vallas, informes, escritos, sitios web y cualquier lugar donde alguien escribe una palabra de forma distinta a la ortográficamente correcta. Entiendo que un descuido, una falla, un error puede tenerlo cualquiera, pero hay gente para la cual equivocarse es parte normal de su día a día, porque ni si quiera se da cuenta de la falla y Dios nos libre de corregirlo, so pena de pasar por nazis ortográficos que agredimos su derecho a prostituir el castellano.

Por mi labor educativa, hace tiempo aprendí a no corregir a todas las personas todo el tiempo, sin embargo me sigue dando un ‘shock visual’ cada vez que veo animaladas como la de ésta foto que tomé hace tiempo:

Cuántos errores eres capaz de detectar en esta foto?

 

Ahora una de las cosas que sigo viendo casi a diario (y me siguen doliendo los ojos) es la gente que confunde «hay» (del verbo haber) con «ahí» (adv. de lugar) y con «ay» (exclamación, generalmente de dolor). Y lo he visto desde estudiantes universitarios hasta profesionales graduados.. Acaso es tan difícil aprender eso? No verdad?

La solución está en leer, como dice el Chunior, «los libros no muerden»..

0 comments Add yours
  1. Aunque no creo que mi ortografía sea perfecta, entiendo el sentimiento de dolor por nuestro idioma al leer animaladas.

    Uno de los principales contribuyentes a este aumento de errores ortográficos es el uso de mensajería de texto, donde las palabras comenzaron a cortarse e incluso a cambiar de ortografía. Esta manía se fue moviendo a todas las formas escritas posibles, incluso aquellas donde no se requería minimizar el mensaje, como en los chats y foros (lo digo porque principalmente soy internauta).

    Deberíamos intentar una campaña para combatir estos errores, y aprovechar la web 2.0 para difundir la misma…

    1. Estoy totalmente de acuerdo que los mensajes de texto (sms) han venido a desmejorar aún más la ortografía, pero básicamente el problema radica en que cada vez leemos menos. Al no leer, no tenemos en nuestro cerebro información sobre la estructura sintáctica correcta de las palabras. Y ahí es donde nos equivocamos. Como digo en el post, la solución es leer, y no me refiero necesariamente a literatura, leamos el periódico, artículos, revistas.. Todo ayuda.

  2. Muy buen artículo, yo soy igual, así como cultivo mi léxico me doy cuenta de los «errores» de los demás, es muy cierto HAY QUE LEER. CAROLINA CUERVO SEGURA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *