Cuando el Barça recuperó la sonrisa

Hoy se cumplen 10 años de la llegada de Ronaldinho a Barcelona. Casualmente me tocó estar allá cuando apenas en su primer año (y aún sin ganar nada) ya era un ídolo y se llenaba el Aeropuerto de ‘El Prat’ sólo porque venía regresando de Brasil.

Recuerdo también cuando visité el Camp Nou por primera vez, pedí si podía pisar la grama y la respuesta fue ‘Ni a Ronaldinho lo hemos dejado‘, pues era tanto lo que vivía por y para el fútbol que había pedido poder jugar en seguida de haberse bajado del avión, cosa que no pudo hacer porque estaban cambiando el césped, algo que hacen habitualmente entre temporadas.

Con él, se inició la era más gloriosa del FC Barcelona, cuyo testigo después tomó Messi y del que se espera que Neymar sea su sucesor.

Ronaldinho era samba, bossa nova, alegría, caipirinha, fútbol y sonrisas. Las cosas que hizo no tienen otro adjetivo que magia. Nunca he visto a nadie hacer lo que Dinho hacía, ni antes, ni después de él. Ni siquiera a Messi ni a Maradona, ni a Pelé ni a ningún otro futbolista.

Grande Ronaldinho, nunca te agradeceremos lo suficiente. Sigue sonriendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *