Formar desarrolladores o usuarios finales?

Foto con copyright    Uno de los retos más interesantes y a la vez complejos de las Universidades del siglo XXI, es la formación de profesionales con criterio, que sepan tomar decisiones y que tengan la suficiente capacidad de resolver problemas, aún cuando para ello deban cuestionar sus propios conocimientos, es decir, deben tener capacidad de aprender y de "desaprender" según sea necesario. Todo esto en un marco cambiante planteado por nuevos paradigmas tecnológicos, como nuevas formas de entender el manejo y producción de conocimiento gracias a avances como la Internet .

    En el área tecnológica, es un hecho palpable de la necesidad de aprender a usar aplicaciones a la vez que se enseñan los principios académicos establecidos como objetivos de cada materia. Dicho en otras palabras, para enseñar a programar, se debe usar a la vez algún lenguaje o herramienta de desarrollo (libre o no), para enseñar bases de datos hay que practicar usando algún manejador de bases de datos (libre o no). Pero antes de dar mi opinión al respecto, este pensamiento a continuación, nos ayuda a plantear el problema:

 

Más de la mitad del tiempo que dedicas a un proyecto (sobre un 70% del tiempo) lo pasas pensando, y no existe herramienta, no importa lo avanzada que sea, que pueda pensar por ti. Como consecuencia, incluso si tuvieras una herramienta que lo hiciera todo por ti excepto pensar — si escribiera el 100% del código, si escribiera el 100% de la documentación, diseñara y ejecutara el 100% de las pruebas, grabara los CD-ROMs, los metiera en sus cajas, y los mandara a los clientes — el máximo incremento en productividad que podrías lograr sería del 30%. Para conseguir mejores resultados, lo que tienes que hacer es cambiar tu forma de pensar.

— Fred Brooks (Autor de The Mythical Man-Month)


    Es decir, la clave del aprendizaje es la creación de técnicas y herramientas para mejorar el proceso de pensamiento y ésto es muchísimo más importante que la herramienta de software que se use. Por tanto, la importancia de saber usar "productos" que estén de moda o cuyo uso sea extendido en el mercado laboral, podrá cuando mucho, tener una importancia del 30%. De nada nos sirven profesionales expertos en .NET, JAVA, Linux u Oracle, que no sepan plantear y resolver problemas de forma adecuada.

     Muchas veces, se plantea que la Universidad debe formar profesionales en lenguajes "que se usan en la calle", sin embargo creo que el proceso es realmente inverso. En la calle se usa lo que se esté enseñando en las universidades. Eso explica el interés de empresas (ya Uds. saben cuáles) en atacar directamente los centros donde se está formando su futura mano de obra, con el interés de orientar (o reorientar) el perfil que las universidades pretenden darle a sus egresados.

    Por lo tanto, el verdadero objetivo de toda universidad debe ser el académico, no el comercial, igualmente es responsabilidad de cada profesor o instructor tener claro y dejar claro a sus alumnos que aunque use herramientas (libres o no repito), lo realmente importante es las técnicas y herramientas que le permitan enriquecer su proceso de pensamiento y de resolución de problemas.

0 comments Add yours
  1. Leí su articulo y me gustaría saber que opina usted sobre la educación de la informática en la UCLA…¿Cree usted que actualmente se forma o no usuarios finales?

  2. Hola Carlos cómo estás?

    Yo sinceramente creo que la Universidad como institución está clara en sus objetivos como motor de los cambios que se generan en la sociedad, así como también de su responsabilidad social y su compromiso con el perfil del egresado. Todo eso está expresado dentro de la misión y visión de la universidad para el corto, mediano y largo plazo.

    Sin embargo es importante que los profesores conozcamos dichos valores y trabajemos con los objetivos claros en la mente. Cuando hablamos de formar personas en tecnología, la línea que divide lo académico de lo comercial es a veces borrosa y hasta confusa. Preparar usuarios finales de productos comerciales puede tener sus ventajas (un profesional listo para que le den trabajo) pero no puede ni debe ser el objetivo de la enseñanza.

    Como siempre lo digo en clase, para ser usuario final no hace falta ir a la universidad. Sin embargo, cuando para enseñar se usa software propietario, el proceso de aprendizaje está limitado porque es cerrado y su objetivo final es el comercial, no el académico, es decir, está hecho para ganar dinero, no para que la gente aprenda. Cuando al estudiante se le limita el aprendizaje (por restricciones del software), se le está obligando (quiérase o no) a ser usuario final de productos.

    En nuestro caso es el software libre quien nos da la ventaja de poder ir más allá de un simple usuario final al no tener NINGUNA restricción en el acceso a la información y al conocimiento. Solamente así, estaremos seguros de formar profesionales de la informática capaces de resolver problemas sin importar el lenguaje, plataforma o aplicación que le pongan al frente. Y solamente así podremos en algún momento generar nuestra propia tecnología, generar recursos, empleos y riquezas.

    No creo que sea pedir ni soñar demasiado. Lo han hecho en la India, Argentina, Chile, México, España, por que nosotros no íbamos a poder? 😉

  3. Desviandome del tema en general y tomando las ultimas frases del profesor.. mm si de verdad seria mas que interesante que las bases de la universidad se hicieran basada en sof libre y no en sof privativo.. creo que a parte de las ventajas nombradas ya y sabidas.. pues te obliga a crearte otra mentalidad.. seria una buena propuesta de proyecto (soñar no cuesta nada) para la UCLA =)

  4. “Muchas veces, se plantea que la Universidad debe formar profesionales en lenguajes “que se usan en la calle”, sin embargo creo que el proceso es realmente inverso. En la calle se usa lo que se esté enseñando en las universidades. Eso explica el interés de empresas (ya Uds. saben cuáles) en atacar directamente los centros donde se está formando su futura mano de obra, con el interés de orientar (o reorientar) el perfil que las universidades pretenden darle a sus egresados.”

    Sencillamente poético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *